EL AYUNTAMIENTO DE MADRID DEBE REPETIR UNA OPOSICIÓN

Ayto Madrid   A veces la Justicia tarda tanto en llegar que sus efectos, cuando llegan, difícilmente se pueden aplicar.

   Es el caso de cinco de mis clientes, funcionarios del Ayuntamiento de Madrid, que decidieron recurrir la Resolución de esa administración, en virtud de la cual se les dejaba sin plaza como funcionarios de carrera en un proceso selectivo para cubrir 118 plazas.

   El motivo de su recurso consistía, nada más y nada menos, en decir que el segundo ejercicio práctico del proceso selectivo se llevó a cabo sin estar presente el Tribunal Calificador pues sus miembros fueron sustituidos por aquellos que solo tenían la función de asesorar al Tribunal.

A partir de ese primer recurso, en vía administrativa, año 2008, comienza un largo peregrinaje por los juzgados y tribunales que perdura, a día de hoy, finales del año 2012, y nadie sabe cuándo se nos dará una solución.

En cuanto al fondo del asunto, sabíamos que la administración, el Ayuntamiento de Madrid no había actuado de acuerdo con lo establecido en las bases específicas de la convocatoria y ello había vulnerado el derecho, de todos los aspirantes, de acceso a la función pública en iguales condiciones de capacidad, igualdad y méritos. Teníamos muy claro, desde el principio, que teníamos la razón pero, en un asunto con tantos afectados y tanta repercusión, era complicado que nos la dieran fácilmente, cualquier defecto de forma podía hacer que todo se complicara.

El proceso judicial comenzó con cinco demandas interpuestas ante los Juzgados de lo Contencioso- Administrativo de Madrid. Obtuvimos cinco sentencias que desestimaban nuestra pretensión que consistía en solicitar “la repetición del segundo ejercicio práctico del proceso selectivo, esta vez, con la presencia del Tribunal Calificador”.

Recurrimos en Apelación, en los cinco casos, ante la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y, en esa sede, sí nos dieron la razón. Tenía que repetirse el segundo ejercicio práctico, con las consecuencias que ello conllevaba para aquellos funcionarios que llevaban ocupando sus plazas de funcionarios de carreras, durante tres años.Tribunal_Superior_de_Justicia_de_Madrid

Era evidente que los funcionarios que consiguieron sus plazas, sobre todo las últimas, y que hasta entonces habían estado callados, aunque conocían perfectamente las actuaciones que se estaban siguiendo a instancia de sus cinco compañeros, no iban a quedarse de brazos cruzados: agrupados en distinto número y asesorados por varios despachos de abogados, interpusieron sus demandas promoviendo incidente de nulidad de actuaciones. El motivo alegado era que no habían sido emplazados personal y fehacientemente por el Ayuntamiento de Madrid para darles la opción de personarse en los procedimientos judiciales que había comenzado hacía tres años, en los juzgados de lo contencioso, es decir, en la primera instancia y que eso había vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva. Pues bien, en cuatro de los cinco procedimientos, dos Secciones (Sexta y Décima) de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia estimaron las demandas de nulidad de actuaciones, ordenando la retroacción (repetición) del procedimiento judicial al momento en que el Ayuntamiento de Madrid, tenía que haber emplazado a todos los aspirantes del proceso selectivo (casi 300) que realizaron el segundo examen práctico, es decir, había que volver a la primera instancia, cuatro años atrás.

Juzgados de lo Contencioso Madrid   En todos estos años, ha habido un quinto procedimiento que ha ido más retrasado porque el   juez del juzgado de lo contencioso estuvo de baja por enfermedad bastante tiempo. En este caso, el incidente de nulidad de actuaciones, que fue interpuesto sin dictarse aún la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, fue desestimado precisamente por este motivo pues así lo establece la Ley Orgánica del Poder Judicial, en su artículo 242, apartado 1, que considera que en ese caso no se vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva pues aún podían haberse personado en esa segunda instancia.

   Ya habíamos ganado. Solo quedaba que el Tribunal Superior de Justicia resolviera el Recuso de Apelación, entrando a conocer sobre el fondo, pues ya había considerado que no había existido defecto de forma alguno.

Y es lo que ocurre después lo que ha hecho que me decida a escribir sobre esta experiencia. Ha sido una sorpresa, desagradable, que la Sección Décima ha dictado, recientemente, (26/10/12) una sentencia en la que, sin entrar a conocer y resolver el fondo, vuelve a pronunciarse sobre el defecto de forma, del que ya había conocido, en el incidente de nulidad y que había sido desestimado.

Solicitada la aclaración de esa sentencia, la sala nos deniega la aclaración y de nuevo, tenemos que volver a la primera instancia.

Y entre tanto, ya se ha repetido uno de los juicios en primera instancia, a punto estuvieron de habilitar una sala para dar cabida a tanto interesado…y mira por dónde ahora se le ocurre a su señoría apelar a un posible acuerdo entre el Ayuntamiento y ese recurrente.

Algunos han obtenido ya plaza de funcionarios de carrera en otras Administraciones, puede que ni les interese trabajar para el Ayuntamiento Madrid pero lo que está claro es que la mayoría de las cosas tienen un precio y la lucha de cinco personas, durante tantos años, peleando contra el “mundo” también.

Abiertos estamos a escuchar propuestas.

Irene Espejo Vega. Abogado.


avatar
Sobre nosotros

Abogado

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Actualidad, Area Legal, Bufete, Especialidades

Deja un comentario

Categorías
Facebook